Search This Blog

Wednesday, October 17, 2018

EL SECRETO DE LAS MARIPOSAS


EL SECRETO DE LAS MARIPOSAS

            Elegante y glamorosa, admirada y además apreciada en los círculos sociales más exclusivos de esa ciudad, siempre rodeada del arte, la inteligencia, el pensamiento y afable asistente a la gastronomía más exclusiva, salió esa tarde de su oficina y caminaba por las calles modernas de colores pasteles, cuando el diablillo le susurró al oído: entra, no pierdas esa oportunidad de ser irreverente por primera vez en tu vida, ya no hagas más caso ni intentes ser la perfecta ama de casa, la perfecta madre, la perfecta hembra, la modelo a seguir por tus absurdas e hipócritas amigas, no lo pienses más, ¡entra!

            Hay una novela con ese nombre, corrijo hay dos libros con ese título, porque para quienes no lo saben, no existen derecho de autor en los títulos, de manera que yo podría escribir alguna novela titulada “El quijote de la mancha” o “Los infortunios de la virtud” o más de acá, “La pasión turca” de mi admirado Antonio Gala, pero uno de ellos- de los autores en particular, cuyas obras están escritas en ingles pone como subtítulo “la reencarnación” el otro, los secretos del amor. Grandes y sugestivos dignos de crear polémicas pírricas y levantar altas y bajas pasiones aunque me temo que las pasiones en su mayoría son bajas, en referencia abierta al sexo.

            Sí, ella iba vestida de elegante negro, porque estábamos en invierno, ella sabía de su maltrecho matrimonio, que había resistido hasta romperse, las calamidades del hastío y del tiempo, de la rutina y del degaste y entró para tatuarse en alguna parte de la baja espalda las mariposas y fueron tres, pequeñas y coloridas, hermosas diría yo y guardó el secreto por siempre.

            La autora Rosemary Ness Bitner, cuya portada expongo, escribió bien, porque las mariposas poseen un secreto que a veces comparten con los humanos sensibles como ella, como la modelo ahora madura y por madura más bella.

            Tres mariposas que ejemplificaban en su secreto cuerpo, en su inmaculada figura las vidas de sus dos hijos y de su amante.

            Todos tenemos secretos, yo tengo una veintena que guardo y mastico, que a veces digiero y en otras me atraganto, pero son míos, solo míos, como las mariposas en la baja espalda de la esbelta dama de negro.

            Los amores clandestinos, llegué a leer en Schopenhauer, no tienen ningún sentido, porque pierden la esencia de hacerlos socialmente divinos y poder disfrutarlos sin empaches, sin persecuciones ni miedo. La transparencia en la vida y la sabrosura de ella cuando se mixturan con pequeños secretos adquieren un cariz sublime que solo la dueña de las mariposas puede conocer y disfrutar.

            En mi vida no quiero mentiras, ni cosas oscuras, pero una pequeña confidencia al oído, siempre es excitante.

            Me encantan los secretos de las mariposas, que vuelan en silencio hasta posarse en la baja espalda de alguna bella.

 

 

Monday, October 15, 2018

EL CONTRARIO DE LA MUERTE


EL CONTRARIO DE LA MUERTE

            Es como una marchita luna de miel, de repente te das cuenta que ella nunca fue la mujer correcta o al menos no la disfrutaste, no hubo risas desternillantes, tampoco buen sexo y pasaron los años y pasaron y se fue la vida, porque sé que estás pensando que el contrario de la muerte es la vida y estas muy equivocado, estás absolutamente perdido, porque no lo es.

            El que llaman el “horror vacui” en latín, ya lo perdí, es el miedo a la muerte, no sé porque me ha pasado, pero lo perdí.

            El contrario de la muerte es el acto de nacer, porque la vida se encuentra exactamente entre los dos puntos. Es como la felicidad en el verbo ser o el estar; y paso a explicarlo mejor: ¿realmente estás viviendo?, ¿estas completando esa historia que te imaginaste? ¿Estás escribiendo esa historia que querías? ¿O aun la quieres?

            La vida no es el punto, la vida es una jornada, que puede ser encantadora y amable u hostil y sufrida.

            He pasado toneladas de tinta por mis pupilas en esta materia, lo que no me hace un docto, pero me ha dado un criterio gentil y laxo para entenderla: “los dientes siempre se caen primero que la lengua cuando nos hacemos viejos, porque los dientes no son flexibles” y eso me lo dijo mi Padre al que recuerdo con una sonrisa y admiración.

            Después de ser absoluta y radicalmente competitivo, sí, me ha dado por dejar ser y pasar. Intento no disgustarme, a veces sin mucho éxito, porque cuando lo haces te embruteces, te vuelves bruto por momentos, quisieras matar a alguien, nombrarle la madre, ofenderlo de una manera desproporcionada, que le ponga de rodillas y que esa ofensa continúe martillando su psiquis, hasta que muera y eso me da risa.

            Cuando salimos del jardín y nos enfrentamos al mundo que no es perfecto o al menos no lo es de acuerdo a nuestro criterio, sin estar preparados, simplemente nos frustramos, rabiamos, nos enfermamos porque bajan nuestras defensas por la producción de cortisol, pero si entendemos que estamos en la jornada de la vida, si entendemos como lo dijera Platón que cada quien libra sus propias batallas y que ese empleado absurdo y hostil puede tener sus propios problemas e intentamos ponernos en sus zapatos para poder cambiar su antipática polaridad conductual, pues ese corto camino es más amigable y la pregunta que cabe: ¿no deseas para ti y los tuyos un mundo más amigable?

            Esta corta jornada, explicada “in extenso” en mi libro DIVINOS, LUEGO HUMANOS, será, al final del día la que tu escojas, la que tu decidas y la que te haga feliz.

            El contrario de la muerte es el nacimiento, lo que hay entre esos dos puntos es la fiesta o el infiero.

Saturday, October 13, 2018

¡VETE A ESCRIBIR!


¡VETE A ESCRIBIR!

            Sí, me lo han dicho en un tono de fastidio, porque tengo hambre y ¿Cómo no voy a tenerla? Si a las seis de la tarde de ayer me comí no uno, sino dos sándwiches excepcionales, ¡pero es que fue a las seis de ayer! Y en el teatro me tomé tan solo una copa de vino tinto y llegamos a la media noche exhaustos…!tengo hambre!

            Le di su café con ¡espumita!, como le gusta a ella, creo que ya estaba en posición de exigir un opíparo desayuno, pero no, la fastidiaba y me ha mandado a escribir, como quien manda a alguien a la mierda y le he hecho caso: ¡me he venido a escribir!, seducido por el olor de las arepas, los huevos fritos y demás platillos que se han transformado en una tortura divina, se han transformado en el triángulo Tartésico entre ella, mi hambre y la escritura y por Tartésico, andaluz y por andaluz debatible.

            Me sonó agresivo, pero tiene razón, lo mejor que se puede hacer para mitigar el hambre de un escritor, mientras se le prepara el desayuno, es eso, mandarlo a hacer. Pero ha llegado, la mesa ha sido servida y el alma ha vuelto al cuerpo y ahora me debato entre preparar una paella para el almuerzo y atender en casa a dos insignes Capitanes de Navío, queridos amigos y compañeros de muchas millas y muchas horas de vuelo, o, irnos a Mango’s Restaurant en Marco Island, o caminar por el boulevard de Naples, hasta encontrar algún comedero apetecible, sí, siempre con la comida, por eso estoy gordo, que cosas y me temo que no haré ninguna de las tres, porque me vengaré, porque me han mandado a escribir de manera despectiva, atropellante, maluca.

            Ya he desayunado y ahora me ha dado sueno, claro, me encuentro en pleno proceso digestivo y la irrigación sanguínea escasea en mi cabeza, bueno, aunque con este vergonzoso y vengativo escrito, ya saben que hoy escasea casi cualquier cosa en mi cabeza e intento hacerlo donoso, me cautiva esa palabra, con donaire y gracia, con amabilidad y sabrosura, no como ella, que no entiende lo que es tener el hambre del desayuno, no entiende y mucho menos comprende mi sentir, mi vacío estomacal y por ende intelectual o ¿Por qué creen que escribo esto?

            Confieso que aguanto todos estos avatares porque es ella la mujer preferida, es la Deyanira de Antonio Gala en “Los papeles de agua” además, me lo aguanto porque pretendo que mi destino sea luminoso, su compañía sea amable, cariñosa y lo es, lo confieso, ¡si, lo es!, pero me ha mandado a escribir como si de mi quisiera deshacerse.

            Aunque los amigos y colegas de mi Padre dicen que aun soy un muchacho, pues, a esta edad provecta, en la que ya nada oculto, en la que ya nada guardo, en la que de nada sirven los falsos prestigios, tomaré una decisión, una muy fuerte y radical, si, preparare yo mismo el desayuno la noche anterior, antes de que me manden de nuevo a escribir.

           

 

           

Sunday, October 7, 2018

UN VIENTO DE LEVANTE


UN VIENTO DE LEVANTE

            Fue un buen fin de semana, dos libros pasados por las pupilas, poca ingesta de alcohol, una cena con la escritora, oración, ejercicio, meditación, jacuzzi y paz.

            He terminado un libro que apenas compré el jueves en la noche. Su autor, un español encantador y simpático como todos ellos, cautivó a todos sus escuchas en la presentación, realmente me vendió su literatura y yo la compré gustoso.

            Ricardo Eiriz, nos habló del método INTEGRA, para recuperar tu poder personal, borrar de tu subconsciente creencias y traumas absurdos y seguir la vida desde la perspectiva de la felicidad.

            En la contraportada de su libro se habla de él: “Es una persona cuya profesión es ser feliz y todas las experiencias vividas al elegir esta profesión no tienen mayor importancia, es Embajador de la paz y la buena voluntad de San Cristóbal de las casas en Chiapas, Méjico, ante la UNESCO”

            Si, lo terminé de leer antes de la media noche del sábado. Otros pendientes también, como “1093 tripulantes” del Capitán de Navío Héctor Bonzo, quien narra de manera inigualable los aconteceres del General Belgrano, hundido en aguas de las Malvinas en 1982.

            Me preguntaba; ¿esta es la vida que deseas tener? Y la respuesta de mi subconsciente fue afirmativa inmediatamente, si, si lo es, es silenciosa, es meditativa, es divertida, es inteligente, es amable, es amorosa, es gentil, me temo que también es glamorosa.

            Unos mariscos salteados con ensalada de berro, arroz blanco de jazmín, un par de cervezas Samuel Adams de la estación, una copa de helado de chocolate con frutas y una siesta, ¡me hacía falta! Y ella llegó a decir, muy ligera de ropas: ¡no existe un mejor restaurant que este! Y mi ego se esponjó.

            Todo esto sucedió después de venir de orar en la iglesia de Saint Raymond, en el oratorio perpetuo, porque me temo que me adelanto al pecado y pido perdón antes.

            La tarde color malva, nos invitó al jacuzzi y nos sumergimos en las hirvientes aguas para luego ver el anochecer en el banco de la esperanza, donde el tráfico marítimo era intenso, de yates lujosos, veleros amables y botes poco más comunes pero lindos y la brisa traía a la cara esa suerte de rocío salado que me recordó a los vientos de levante en Gibraltar.

            Recuerden que su vida, por sencilla que parezca, por lujosa que luzca, por glamorosa o humilde, realmente no es ella, sino como la cuentan.

            Estos vientos nacen en el mediterráneo central y en las proximidades de las Islas Baleares, pero ¿no creen que es sublime y también legítimo, compararlos con estos chuscos vientos de la Florida, cuando el alma y la psiquis se encuentran inspiradas?

            Aprovechen estos momentos, me refiero a los de inspiración. Aprendan a buscarlos y saboréenlos, porque debemos aprender a vivir, porque más pronto que tarde entenderemos que morir ya lo sabemos todos.

 

 

Saturday, October 6, 2018

AMUEBLA LA CABEZA


AMUEBLA LA CABEZA

            Pues, no se trata de tener muchos títulos, condecoraciones, doctorados, placas de reconocimiento y diplomas pegados a la pared como testimonio de los muebles con los que supuestamente adornas la sala de tu cabeza, el hogar del que no podrás mudarte a menos que te ataque el Alzheimer, esas son una suerte de digestiones metafóricas, porque si no el experto Doctor honoris causa Evo Morales, tendría muy amueblada la cabeza y todos suponemos que lo que allí solo conseguimos es una ampulosa cantidad de cabello.

            ¿El parecer cultos es un truco, pero realmente lo eres?, en tu fuero interno ¿conoces la cultura, la literatura, los grandes hombres de la humanidad, la historia y sus vidas, la poesía, la música y la pintura; además agreguemos la mitología griega y un par de idiomas?

            Nunca se es demasiado culto, jamás se llega al tope del conocimiento, pero podríamos hacer el agradable ejercicio de mejorar lo que hasta hoy conocemos.

            Fíjense bien: con frecuencia me preguntan sobre al acto de escribir, por qué lo hago a estas horas infrahumanas, a cualquier hora, en cualquier sitio, porque leo como si las letras escasearan, por qué no me divierto con cosas y deportes más agresivos, más divertidos, más grupales, más populares y mi conclusión es que probablemente para ser escritor no solo deberás tener unos buenos muebles en tu cabeza, sino que debes ser una suerte de extraterrestre, que ve las cosas en unos ángulos diferentes a los demás, déjenme explicarlo mejor: siendo la primera obligación y responsabilidad del humano el ser feliz, pues debes dejar que la felicidad te encuentre, porque ella posee la característica de que cuando la buscas huye despavorida.

            Anoche, mejor dicho, amaneciendo hoy, en casa, con la escritora y muchos vinos, buscábamos el título para su próxima obra aun por comenzar, violando el párrafo precitado, hasta que llegamos, bajo los efluvios del jugo fermentado de la uva, que lo mejor sería comenzar a escribir, porque el título ya la conseguiría a ella. Así ocurre con las historias, con la novelas, con las vidas de todos unidas por hilos invisibles a quienes dediqué un Capítulo en mi libro ESCRITOS NOCTURNOS, LECTURAS LAXANTES, publicado creo que en 2010. Así es el amor, el dinero, la paz, te buscan y te consiguen si te dejas, si lo permites y estás listo para abrirles la puerta.

            Amueblar tu cabeza, llenarla de cosas buenas y limpiando las malas, el rodearte de personas de buen humor y por ende inteligentes te ayuda sobremanera, por el contario, la queja que nada construye, le envidia y el odio que todo corroen, los vicios y la crítica, te restarán energías que obligarán a tener tu cabeza sucia, sin muebles donde sentarse cómodamente a ver pasar la vida que vives y de aquellos que la vivieron de acuerdo a su propio destino.

            Tienes la opción de no creer, tienes también la de no leer y no poseer inquietudes intelectuales y artísticas pero eso será como tener sexo con Deyanira, que traduce en flamenco, “la perdición de los hombres”

            ¿Entendiste Maduro?

           

             

Thursday, October 4, 2018

DIME LA VERDAD


DIME LA VERDAD

            ¿Podría leer mi libro y decirme que le pareció?

            Y mi respuesta siempre es la misma, porque no estoy interesado sino en leer lo que yo quiera, lo que me apetezca, lo que me inspire, además nunca le diré lo malo que es su libro, él lo que quiere es que le masajee el ego, porque este, el publicar, es el negocio del ego de acuerdo a lo que dice mi muy experto amigo Modesto Arocha.

            En el restaurant al que alguna vez hice publicidad en la radio de Miami, el chef hace lo mismo; ¿Qué le pareció la comida? Y así seguimos por este mundo lleno de personas que piden le digan la verdad, pero que no quieren realmente escucharla.

            El periodista amigo me llamó ayer para invitarme a su programa radial en “La poderosa” y entrevistarme y le dije que no podía porque el dueño de la emisora, de nombre Jorge Rodríguez es un pillo que intentó estafarme y que estaba autorizado para decirle la verdad de lo que pienso, de manera que es este un ejercicio ancestral, pero a lo que vamos hoy:

            Alejandro Magno, llegó al borde de sus conquistas y en una escarpada podía ver el horizonte aun no tomado. Le dijo a uno de sus generales que seguirían hasta donde se le perdía la vista y el general le ripostó que sería imposible, por cuanto los mapas solo llagaban hasta donde estaban ellos, a lo que el Magno le contestó que los ejércitos y las mentes deben sobrepasar los mapas y así tomó la India que no estaba cartografiada, de manera que lo que quiero ilustrar es que para ese general no existía el inmenso territorio, pero solo en su mente.

            Un paradigma traduce del griego al español: “forma de ver” y es esto lo que trato de ilustrar con los ejemplos anteriores. Debemos y podemos tener otra forma de ver, debemos procurar conseguir el otro ángulo de la vida, que estoy seguro no es complacer a todos, por el contrario, consiste en ponerlos a todos contestes con la verdad por dura que esta sea, porque ella, la verdad, solo duele por un momento, mientras que la mentira dolerá por siempre.

            En mis comienzos, pedí a un reputado autor, muy famoso y leído, que prologara mi primera obra y él se negó y yo le odié, pero hoy día somos muy amigos y le comprendo porque a mí también me ha pasado y me temo que también me odian, pero luego lo comprenderán.

            También recuerdo en mis tiempos en la marina, a aquel teniente, desconocido para mí, que me pidió que fuera el padrino de su hijo y no lo acepté, porque ni siquiera éramos ni somos amigos y yo tomo muy en serio los sacramentos, de manera que amigo lector, todos piden que se les diga la verdad que desean escuchar, todos piden nuestra aprobación, todos desean la bendición y lo lamento, pero he comprobado que es una fórmula perfecta para perder amigos.

 

Wednesday, October 3, 2018

EL BUQUE, SU TRIPULACIÓN


EL BUQUE, SU TRIPULACIÓN

Por: Julio Chacón Hernández

           

La fragata, 04 de agosto 1988; ese día recibí el comando de un buque de línea, anhelado por muchos, otorgado con patente de navegación para el combate naval, a pocos. A cortos días asignaron a la unidad el lanzamiento de un mísil; ese mes de septiembre Venezuela impactó un blanco en superficie a la mayor distancia conocida, hazaña batida por Perú pasadas dos décadas. El mayor logro de una tripulación, aquella de la “ALMIRANTE GARCIA”. Un marino con talento y vocación, para mejor, escritor –Joseph Conrad- expresó en su libro “La línea de sombra”: “La atmósfera administrativa es de tal naturaleza que mata todo lo que vive y respira energía humana, y es capaz de apagar la esperanza, como el temor, bajo la supremacía de la tinta y el papel”, de ese ambiente como edecán del presidente de la República, provenía. Sentir la energía de la dotación, las cuadernas y mamparos del navío, me regresaron a lo naval, al mar. Navegar; para explicar la ferocidad entre la naturaleza del océano creado por Dios, en su inmensidad y omnipotencia, y la frágil herramienta creada por el hombre para sortearlo, un barco; lo describió otro genio de la literatura -Víctor Hugo- en su libro “Trabajadores del mar”: “El mar, complicado con viento, es un compuesto de fuerzas. Un buque es un compuesto de máquinas. Las fuerzas son máquinas infinitas, las máquinas son fuerzas limitadas. Entre estos dos organismos, el uno inagotable y el otro inteligente, se empeña este combate que se llama navegación. Una voluntad en un mecanismo sirve de contrapeso a lo infinito. Lo infinito contiene también un mecanismo. Los elementos saben lo que hacen y a dónde van. Ninguna fuerza es ciega. El hombre debe espiar las fuerzas, y procurar descubrir su itinerario. En tanto que se encuentra la ley, la lucha continúa, y en esta lucha la navegación por medio del vapor hay una especie de victoria perpetua que el género humano alcanza incesantemente en todos los puntos del mar. Lo que hay de admirable en la navegación por medio del vapor, es que esta navegación disciplina al buque. Disminuye la obediencia al viento y aumenta la obediencia al hombre”.

            Fácil comprender que ese organismo inteligente en la fragata, y con voluntad, alcanzó niveles de excelencia; el estudio y trabajo de todos, nos permitió pasar de “bongo misilístico” a unidad para el combate. El ideal de un oficial naval es servir en la flota, su aspiración, comandar un buque de guerra. Quienes alcanzan ese privilegio culminan la carrera naval dejando estela y escuela de su dedicación profesional, constancia de marino de guerra. Joseph Conrad lo resumió con estas palabras, tituló: “El prestigio, privilegio y peso del comando”, también señalado en su libro “Tifón”: “El capitán Mac Whirr no podía esperar de nadie en el mundo un alivio semejante. Tal es la soledad del comando”. Bernardo, compartió mi sempiterno enfoque –valor por valor-, comandante-navegador de entonces –no amigos-, amigos ahora viejos, yo mucho más que él; unidos solamente por ese abstracto y único sostén del verdadero afecto; puro y simple respeto, mutua admiración profesional. Para él, para la tripulación de la “ALMIRANTE GARCÍA” mi agradecimiento –nuevamente en palabras de Joseph Conrad, prefacio de su libro “El Espejo del Mar”- : “… Es el mejor homenaje que mi piedad puede rendir a los configuradores de mi carácter, de mis convicciones, y en cierto sentido de mi destino: al mar imperecedero, a los barcos que ya no existen y a los hombres sencillos cuyo tiempo ya ha pasado”.