Search This Blog

Saturday, January 19, 2019

LA LLAVE DE SALOMÓN


LA LLAVE DE SALOMÓN

            Aterrizando en el aeropuerto Dulles en Washington D.C., recuerdo haber visto por mi ventana, en el costado izquierdo del avión, a la inmensa e imponente estructura, que parecía más bien una iglesia, bella, tranquila como si fuera un inmenso guardián que me permitía el paso bajo vigilancia. Mi avión aterrizó y solicité conocer el templo desde donde se comandó este inmenso país y me temo que al mundo de la época.

            Un chofer me condujo hasta el Washington Masonic Memorial, que es la construcción heroica, proteica, abrumadora a la que me refiero y lo primero en que pensé es que no puede ser una casualidad que al menos un tercio del total de los presidentes de los Estados Unidos, o sea, catorce de ellos, hayan sido masones. No puede ser una casualidad que al menos treinta y cinco magistrados de la Suprema Corte lo sean para aquel momento.

            Si, tienen rituales y Usted también y a mi juicio han sido más atacados que los judíos, guardando elegantes y admiradas diferencias entre ambos y disimiles grupos, pero guardan silencio y eso le da una ventaja competitiva al atacante y les potencia el ego y la invención y la masonería ha sido acusada de casi cualquier cosa e insisto: ellos guardan más silencio y dejan que el tiempo lo resuelva y recuerdo a Bolívar el Libertador, a Francisco de Miranda y Páez, por tan solo nombrar a tres; y personas oscuras y de malas intenciones se mimetizan entre las filas para darse un baño de prestigio.

            La Iglesia católica definió a un oscuro personaje de nombre Alister Crowley como un hereje y el hombre más perverso del mundo en su época, por cuanto era mago, malo de maldad y además usaba con comprobada habilidad el libro titulado “La llave de Salomón” del cual leí hace más años de los que puedo recordar. Era un manual de magia ritual medieval, cuyo contenido desconozco a Dios gracias, pero a lo que vamos hoy: deben comprender que vengo de celebrar mi cumpleaños y tal vez mi mente de escritor lucha para atender compromisos y no aislarme cual masón, en silencio y ejercer mi oficio, al menos en esta semana y por chispazos observo lo que pasa en Venezuela: un joven inspirador, esperando y trabajando en silencio, mientras que es atacado sin éxito por un régimen que cae en cámara lenta. Un joven esperando, cual masón, el momento correcto, el apropiado, bajo la mirada de la tricaria (el ojo que todo lo ve), el ojo de Dios que entiende el nuevo orden seglar contra un brujo chusco que dice haber ido al futuro, que dice tener el control, que se ha casado con las energías más negativas de la tierra, que intenta salir del atolladero en que ha entrampado a todo un país. Un ignorante de la concordia y la inteligencia, un hombre de demostrada perversión que si por él fuera buscara algún ejemplar de la “llave de Salomón” para aplicar esos trucos de magia medieval.

            ¡Es la lucha eterna del bien contra el mal!

             

Sunday, January 13, 2019

¿AÑORANDO A PEREZ JIMENEZ?


¿AÑORANDO A PEREZ JIMENEZ?

            Él sacó del bolsillo el pequeño revolver Smith and Weson air weight calibre 38 y le apuntó, mientras le dedicaba una mirada tal vez fría, tal vez sin mirada, vacía, distante y le dijo con voz autoritaria y amenazante: “te ordeno que me ames, es tu obligación y debes cumplirla, jamás he amado a una mujer como tú”

            Ella, temerosa, levantó las manos, desarmada y fingiendo una sonrisa, le preguntó: ¿puedo besarte?

            -No, no es el momento, no seas hipócrita y cobarde, solo te pido que me ames y me seas fiel, leal y te daré todo.

            Con el tiempo y la convivencia, la amenaza parecía haber desaparecido, inclusive hubo risas, buenos momentos, paseos y comenzaron a cordializar con parejas amigas de él y ella dejó disipar lo pasado para saborear el presente. También, comenzaron las gentilezas y en alguna oportunidad hubo sexo consensuado, ¡ya saben cómo son las emociones junto al vino!

            Buen lector, le comentaba sobre los autores y ella  recurrentemente se preguntaba: ¿Por qué todo comenzó de esa manera indeseable y agresiva, si tiene todo para cautivarme, para enamorarme? ¿Será que estoy enamorándome? Es un buen hombre, eficiente en su trabajo, ahora tengo casa, con todos los jugueticos, tengo futuro a su lado o al menos eso parece. Está construyendo una nueva y mejor casa y su profesión va de viento en popa. Si, le admiro, por su eficiencia, por su visión de futuro, por compartir sus conocimientos, su exactitud, su cultura, su garbo y honor conmigo, pero ¿Por qué tuve que ser amenazada?

            El General Marcos Evangelista Pérez Jiménez, se hizo del poder por la fuerza en 1948 y fue eficiente, culto, exacto y llenó de honor a la patria y otras cosas menos tangibles, pero lo que si lo es, es que construyó, realizó las más grandes y progresistas obras de infraestructura con exactitud militar, pero nada es perfecto y los pusilánimes querían opinar, estorbar con sus opiniones. Los grandes y fastuosos carnavales, las fiestas en el salón Venezuela del Círculo Militar cautivaban a aquel país que ya no existe y esa afición por el hombre fuerte que siempre logró resolver los entuertos, si, ese hombre que se rodeó de los mejores entendiendo que no lo sabía todo y nadie puede negar que hubo progreso, mientras en las cárceles se podrían algunos disidentes, algunos que osaron no obedecer, porque el objetivo no lo permitía.

            Para aquellos que añoran a Pérez Jiménez, tengan cuidado, porque se requiere que ya maduremos y por favor no olviden que tuvimos a Chávez, el tonto que vendió lo mejor de los dos mundos: la supuesta eficiencia de la bota militar, el orden que suponen, el castigo a los corruptos, la visión de futuro y la planificación, junto a los derechos democráticos y  ya saben, todo fue mentira y en ambos casos, los dos militares sacaron aquel revolver del bolsillo y le dijeron a la dama: “te ordeno que me ames” y ella llegó a hacerlo, sin olvidar nunca la amenaza que tal vez la destruiría.

 

Saturday, January 12, 2019

AMORES DEL GUAIRE


AMORES DEL GUAIRE

            Me lo imagino si estuviera por aquí, sembrado de verde, sembrado de paz, oliendo a flores y solaz, con parajes llamados por estas latitudes “Rest área”, donde hay servicios sanitarios, información para los turistas, máquinas de refrescos y muchas otras facilidades que no tiene sentido enumerar. Si, imaginen el río Guaire aquí en los Estados Unidos.

            El río Guaire, es uno plácido y amable, que cruza la ciudad de Caracas y es afluente del río Tuy, me temo, porque ya no es importante y ha sido abusado por décadas de mala educación y tercermundismo. Desde que tengo memoria, la lenidad viaja por sus corrientes y es fétido por cuanto son los mismos gobiernos quienes le han tomado como una inmensa letrina para desechos de todo tipo que van a desembocar en alguna parte de la lástima setenta y dos kilómetros después.

            Anoche vinieron ellos, a quienes primero intenté embriagar con mucho vino, para que los efluvios les hagan parecer que mi comida es la mejor. Siempre lo hago, es un viejo truco de cocinero, pero no lo logré, porque son muy comedidos y miren que yo los conozco, pero a lo que vamos: en aquellos años 80, el río Guaire producto de la cantidad de basura y la insurrección de la naturaleza bravía e indómita, pues se desbordó y ella llegaba de la universidad, tuvo que desviarse para no perder su vehículo en la inundación y su madre mortificada, incomunicada, sumergida; y debemos recordar que no había telefonía celular y había un muchacho, pretendiente, era rubio con alma de negro, para sus finos gustos le consideraba un poco chusco, además a él le gustaba la salsa, que procaz y ordinario, ¿gustarle la salsa? , pensaba la rubia de la capital, pero le llamó para que la asistiera, no había nadie más; y fue en su bicicleta y la madre quedó prendada del atlético, educado, amable e inteligente al que la hija consideraba de otra categoría, pero el agua del Guaire, mermó y la rubia aproximaba con una amiga y le vio en acción, y quedó prendada por siempre del musculoso rubio que baila tambores.

            Mis amables amigos me hicieron reír mucho, sobre todo ella, Doris, no mi Doris, sino la de él que también lo lleva. Los paseos en aquella camioneta Brasilia de la VW, aquel reproductor de sonido que revivía a Héctor Lavoe y yo en silencio recordaba a Balzac, el genio, cuando escribió: “La suerte de una familia depende de la primera noche” y en el caso de mis amigos Gustavo Pérez y Doris Beatriz, infiero que fue divertida, siendo el Guaire el escenario de ese amor de ya muchos años.

 

Thursday, January 10, 2019

ACUERDOS PRIVADOS


ACUERDOS PRIVADOS

            Por privados, también parecieran secretos y malvados, satánicos, dañinos, protervos, insultantes y por supuesto sabrosos, seguramente tan solo entre dos personas, aunque se han visto casos de acuerdos privados entre grupos y se los paso explicar mejor:

            En uno de mis post, sentido, hecho con especial cariño por la pérdida intempestiva de dos queridos, cultos e inteligentes amigos, titulada “Pasaron todos como sombras” un lector que ya debe haber sido diagnosticado con cáncer estomacal por la rabia incontenida y por no saber interpretar el espíritu de mi escrito, por no saber leer sino desde un solo ángulo, por dejarse colonizar por sus paradigmas, dogmas de fe, doctrinas y cuanta absurda corriente se le ocurra a Usted amable lector, pues, intentó sin éxito por cierto, atacarme, dirigiéndose a mí con epítetos por decir lo menos poco elegantes, solo usado antes por mi ex esposa, que de paso me hacía reír mucho, de allí el diagnóstico maligno y metastásico, cuando con sinceridad le agradecí que me leyera y lo volvió a hacer, pero con más furia, esperando la salida de mi ira, el escape de mi rabia y que contestara igual de violento a como él está acostumbrado, a como le criaron porque de macho se trata y ganará quien desenfunde el revolver primero, pero malas noticias, porque la inteligencia no actúa así y cuando se es escritor  polémico, más, absolutamente parcial hacia la democracia y la libertad no solo se permiten los ataques, sino que se le da la más cordial bienvenida.

            Trataré de aclararlo mejor, porque hoy estoy un poco lento, por cuanto vengo de una excepcional presentación de una obra, de un evento literario dirigido nada más y nada menos que por mi admirado amigo Eli Bravo y ya le conocen a él, nos contagia con la paz y el amor, las energías, inspirulina y demás encantadoras cosas que lo ponen a uno en una suerte de meditación trascendental, pero al llegar a casa, me consigo que mi amigo Luis Sandoval Beaujon, con todo su derecho y en uso de la libertad, pone en una foto, donde digo lo siguiente en relación a lo que queda de bagazo de las  Fuerzas Armadas :Están en lo cierto....no los sacan a las calles porque creen que se les voltearán....sino observen los más de 4000 desertores de las Fuerzas Armadas”, si, pone: “bolsa JURADO CAPECHI , DICIENDO PURAS BOLSERIAS”, exactamente como está escrito, a veces mayúsculas, otras no y yo le riposté para sellar nuestro acuerdo privado: “Gracias por tu comentario”, cosa que es absolutamente cierta, gracias y más gracias porque ahora tenemos un acuerdo, créeme Luis, uno que es tácito: tu intentas atacarme y yo te lo agradezco sin decir todo lo que se de ti, porque así son las lealtades, (aunque mi ex opine lo contrario), pero me motiva sobremanera que seas tú quien te disgustes, quien te molestes y que pienses que escribo bolserías y midas mi ortografía y las locas ideas que adornan mis nueve libros.

            Gracias por leerme Luis Sandoval, te mando un abrazo fraterno.

             

Wednesday, January 9, 2019

¿ESTOS SON LOS TEQUES?


¿ESTOS SON LOS TEQUES?

            Lo que paso a relatar es totalmente veraz y ocurrió en aquellos años 30 del siglo pasado, cuando le dijo a su respetable esposa:

            ¡Por favor, prepáreme una maleta que tengo que ir a los Teques!

            Debemos recordar, que ir de San José en el actual centro de Caracas hacia los Teques era por decir lo menos todo un viaje que requería pernocta debido a la insufrible carretera rural y lo precario del vehículo a motor.

            El caballero se despide con prosopopeya y deja instalada la duda del viaje, por la proterva reputación que le precedía en materia de damas.

            En horas de la tarde de ese mismo día, infiero, la esposa recibe el chisme de que el Señor Ricardo, único dueño de los dos taxis de Caracas, se encontraba hospedado en la casa de una de las vecinas a dos cuadras y por ello la esposa, rauda va hasta allá y toca la puerta, cuando Ricardo la abre, vestido con una impecable bata de casa.

            No podía articular palabra y tan solo pudo preguntar: ¿esto son los Teques ha? Y el caballero con suma sangre fría ripostó: “debe darse su puesto de señora váyase a la casa y me espera allá”.

            Pienso mucho en este cuento que se dice como chiste en la familia, también pienso que me hubiese orinado si yo fuera Ricardo, pero las épocas cambian, las cosas y los modos también, así como ahora pasan en Venezuela, creo que más aceleradamente porque tan solo hace veinte años cuando Chávez llegó hubiese podido perfectamente cometer un abuso semejante, pero no Maduro.

            El deterioro corroe por todos los ángulos y desde aquí parece un chiste, desde estas playas opulentas de rascacielos a orilla del mar, parece un cuento de los años 30, como el prenombrado y es que por las redes, (el gran poder contra la tiranía), me han llegado las fotos de la bella y familiar celebración del cumpleaños del subdirector del Hospital Universitario donde aparece sentado en una silla, mientras una stripper voluptuosa como la vecina del cuento, pone sus posaderas en su ingle y los subalternos observan, extasiados, sonrientes, plácidos y con cierta envidia de no ser ellos los beneficiados del recueste.

            El malandrín sicofante responde al nombre de Pablo Castillo y entre otras atrocidades fue el que negó la ayuda de la ONG “Médicos sin Fronteras” a los enfermos de dicho nosocomio.

            Debo recordar que el próximo 16 de Enero cumplo anos y exijo, requiero, solicito basado en la igualdad de los derechos humanos a los que todos nos debemos, que mis amigos manden muchas curvilíneas stripper que puedan mitigar mi rabia ante el desfalco de la autoridad, ante la dilapidación de las instituciones, ante la falta de moral y el destrozo de las buenas costumbres.

            No obstante debo aclarar, que en mi fiesta de cumpleaños estarán prohibidas las fotografías y mucho menos preguntar si ¿estos son los Teques?

Monday, January 7, 2019

¡HA LLEGADO DE GANIMEDES!


¡HA LLEGADO DE GANIMEDES!

            Yo me lo sospechaba, desde aquel curso de astronomía que hice en 1983 en el Planetario Humboldt en Caracas. Claro que lo sospechaba, ¡tenía que haber vida, en Ganimedes, porque hay evidencias de un tenue oxígeno, además es el satélite más grande del planeta Júpiter y del sistema solar, posee campo magnético como pocos satélites, si, un campo magnético propio y no pienso entrar a explicar este fenómeno y perderme el objetivo del primer ser viviente de allá, que ha llegado aquí. Imaginen que posee un núcleo líquido rico en hierro y tiene más agua que  todo el planeta tierra y mientras continuo y juro sobre la biblia que lo predicho es total y científicamente cierto, pues, fue descubierto por Galileo Galilei en 1610, ¡tiene que haber vida en un sitio con estas características! Y ahora ya lo tenemos aquí y le han entrevistado y además habla español con cierta dificultad, pero se le entiende.

            Tal vez podría decirle ¿el ganimidiense?, realmente no lo sé porque nadie lo había pensado y además de acuerdo a lo que dice, era magistrado de la corte, infiero que espacial.

            Es una suerte de marciano sin ser de Marte y con un evidente y simulado garbo de honorabilidad. Probablemente todos son así en Ganimedes, eso si no lo sé.

            Se autodenomina Magistrado Christian Tyron Zerpa y por el viaje interespacial todavía se encuentra un poco aturdido. Yo no me explico como el FBI, la CIA, la US Air Force, la NASA, ¿qué se yo quien?, no lo tienen bajo severa custodia como el espécimen raro, muy raro que es y le han dejado hablar en los medios, para decirnos como son las cosas en ese lejano satélite.

            Nos informa que fue elegido por la esposa del jefe de manera exprés, pero a la vez arguye que tiene los requisitos para ser magistrado y que es abogado y politólogo.

            Está totalmente perdido, no sabe muchas cosas que todos saben en Ganimedes, inclusive yo lo sé y nunca he estado allí, simplemente aparecen en el internet planetario y fíjense como son las cosas en el espacio, que asegura que teme por su vida.

            Este ganimidiense, extraviado, pone cara como de pendejo, probablemente todos son así allá, no lo sé, ¡yo no sé nada! Y él tampoco sabe nada, no tiene pruebas de haber llegado aquí y asegura que su jefe, o sea para quien él trabajaba, odia a los Estados Unidos y tuvo la mala suerte de caer aquí, por casualidad. También dice que en silencio se le oponía y que hizo un gran trabajo por la democracia pero era del PSUV. ¿Vaya Usted a saber qué significa eso?, PSUV. Habla muy raro, pobrecito, nada sabe, nada vio,  sino pocas cosas y no tiene bienes de fortuna. Parece que los magistrados en Ganimedes no ganan buena plata y tan solo viven del nombre y del cargo y me temo que no piensan, ni tiene criterio propio, pero algo importante: ¡ha pedido perdón! Y asume que le perdonaran.

            ¡Son raros estos tipos de Ganimedes!

Saturday, January 5, 2019

EL RECUERDO DE UNA HERIDA


            EL RECUERDO DE UNA HERIDA

            Qué bueno que me han herido y además mucho. Las recuerdo desde mis cicatrices que son el mejor recordatorio y cuando digo bueno y cuando veo mis cicatrices, me contento.

            Mi piel parece la de un caimán, mi piel arrugada en uso de la metáfora literaria, mi escaso cabello que denota varias cosas, muy positivas como tal vez puede ser una explosión de testosterona, mi fortalecido corazón que ha enfrentado relaciones disfuncionales y que a cualquier humano hubiesen dejado poco más que maltrecho, pero no a mi corazón, no a mi piel.

            Me preguntó Ignacio, mi amigo de tantas aventuras marineras, después de verme fortalecido, después de verme de pie, levantado orgullosamente de mis cenizas, como si nada hubiese pasado, él, intrigado asume que siempre fue fácil para mí, porque simplemente he aprendido a engañar a mi cerebro, he aprendido a mentirle a mi alma, he aprendido a ser el gran hipócrita nefelibata y sonador que endulza y acaricia las heridas y hasta a veces las expongo como premios de guerra, las enseño y cuando las saco de la oscuridad de la prudencia y dejan de ser nictofílicas todos maravillados asumen con pasmosa facilidad que se me dio fácil y yo les digo que tienen razón.

            Me comentaba mi novia, que desde hace algún tiempo para acá, los venezolanos que encontramos en la agresiva actividad social de esta ciudad cautivante, se nos acercan con visión selectiva para hacerme saber que ellos tienen cicatrices, que les duele, que el apartamento en Margarita y la casa en el Hatillo y yo pienso ¡mierda!, estos tipos no solo están equivocados, sino que no están a gusto aquí, en Miami, donde todos quieren vivir y anoche volvió a pasarme y medité en la madrugada para concluir que Miami, Buenos Aires, Santiago de Chile o Bogotá, si les gustan, pero con los vicios de los que vienen huyendo y al no poder aplicarlos, simplemente asumen que han sido heridos y al levantar la manga para mostrarme las cicatrices, pues no las consiguen porque no están y yo me pregunto: ¿Qué cominos hacen aquí, en este país de trabajo del cual se quejan, del que denigran y llaman a sus ciudadanos “gringos” de manera despectiva, como si fueran pendejos?

            Ya que algunos comunistas, me han dicho “gusano”, “apátrida”, “disociado”, pues les ruego a los venezolanos que han venido aquí a buscar prosperidad, que dejen de ver por el retrovisor y comiencen a trabajar sin descanso, hasta que logren la prosperidad que se les dio gratuitamente en los años 70, 80 y 90 de la Venezuela lúdica que ya no existe y cuando realmente tengan cicatrices, podremos hacer una divertida competencia de quien tiene más, pero mientras tanto a sonreír, a levantar la cara con visión de futuro, a adaptarse con agradecimiento, a acostarse exhausto de trabajar y por ende progresar, a estudiar el idioma y a amar con gratitud a los países que por nuestra propia lenidad, nos han dado cobijo para que entendamos que este desastre, este desfalco, está pasando para nuestro crecimiento superior como grupo humano.